sábado, 19 de diciembre de 2009

Olas - Intuición - Feníx

Estaba en la cresta de la ola, ya lo había superado todo. Estaba bien con todos. Que poderosa se siente una persona con algo tan insignificante, que poderosa me sentía. Nada me hacia daño, todo me fortalecía. Mis poemas y fantasía de amor estaban en su cenit. Quizá fui muy pero muy optimista y pude soñar con ese futuro perfecto. Dios, era todo tan hermoso, era tan feliz! Sabemos que los finales felices no existen y por eso, conforme termina el mes, empiezo a morir.
Ayer pensé cuanto mas podría durar esta felicidad existencial, y me di cuenta que simplemente duraría unas horas más. Ahora solo me maldigo a mi misma por ser tan insistente y siempre buscar más.
¿Quien pensaría que con una sola palabra se puede destruir la felicidad? Yo nunca lo pensé, pero lo comprobe.
Voy a buscar la mas potente droga, y voy a dormir a mi intuición. Yo no lo sé todo, simplemente conozco las reacciones humanas, y por esto mismo me condeno cada día.

¿Podre algún día ser como el fénix y resurgir de mis cenizas?

0 Suicidas:

Publicar un comentario