lunes, 19 de octubre de 2009

Media vuelta y estas listo para enfrentarte la muerte.
No tienes miedo, simplemente estas aterrado.
Sabes que durara poco, o quizá puede dure la eternidad.
Eso ya no te importa.
Puedes morir una y mil veces por esa persona.
Y eso es lo que vas a hacer.
Vendas tus ojos con cristalinas lágrimas.
No lloras por miedo, lloras por impotencia.
Todavía no crees como todo tu mundo pudo llegar a esto.
Simple y fácil va a ser dentro de minutos.
Caes en la cuenta que puedes solucionar todo.
Maldito el segundo en que ofreciste tu vida para esto teniendo la solución adelante de tus ojos.
Pero ya es tarde.
Un estruendo te saca de tus pensamientos.
Maldita milésima que te alejo de tu amor.
Todo podría haber sido maravilloso.
Pero ahora todo simplemente es silencio, blanco y paz.

0 Suicidas:

Publicar un comentario